Saudade: el sentimiento que persigue al viajero


Ese sentimiento que llega después de viajar tiene nombre y se le llama ¡Saudade!

Es una palabra de origen portugués y que hasta ahorita no se le ha podido traducir al español. Es como una rara mezcla de sentimientos y emociones encontrados, que por más absurdo que suene, no es ni uno ni otro, he ahí el porqué es difícil traducirlo a nuestro idioma. O a ver, dime cómo definirías un sentimiento que es entre melancolía, añoranza, tristeza, nostalgia, vacío y depresión. Está difícil no? Es por eso que aún no se le encuentra un significado en español.

ultimate_hdr_camera_20160428_104340.jpg

El saudade pega por varias situaciones, en nuestro caso nos golpea después de los viajes que realizamos. Ese sentimiento nos llega como una resaca después de haber bebido mucho.

Mi esposa lo ha experimentado más que yo!!! Saudade de la Ciudad de México, saudade de Guanajuato, saudade de Querétaro, saudade de Chiapas, saudade de Yosemite, saudade de Las Vegas, saudade de Santa Catalina, saudade de Londres, saudade de Paris (ufff le pego duro esta vez), saudade de Roma, saudade de Nueva York…

ultimate_hdr_camera_20160428_104433.jpg

Ella me decía que tenía un sentimiento que no podía explicar y que se volvía más grande cuando volvíamos de nuestros viajes y de ver las fotos que nos tomamos en esos lugares. Me dice siempre: es que no entiendes, es algo bonito pero a la vez raro de no estar ahí, es algo nostálgico pero bonito, es triste pero alegre… y yo con cara de what? seguía sin poderla entender. No porque no supiera que me decía sino porque todavía no había experimentado ese sentimiento. Aclaro, si me sentía muy feliz y contento por haber visitado esas ciudades, pero todavía no me pegaba esa cruda del viaje.

Seguimos viajando y yo seguía sin entenderle ese sentimiento que ella experimentaba. A veces parecía que se enfadaba conmigo porque no podía entender ese sentimiento. Un día como que se quiso asomar cuando nos regresábamos de Chiapas, pero la cruda de esa vez simplemente lo borraba por completo. Hasta que simplemente llegó. Recuerdo que me llegó después de que regresamos de nuestro tour por Europa. Jamás había sentido una nostalgia tan alegre, una tristeza con tanto gozo, un vacío tan lleno y mucho menos una melancolía con tanta satisfacción. A partir de esta aventura fue que finalmente la pude entender al cien. Estaba triste porque se habían acabado las vacaciones pero feliz de haber visitado estas ciudades. Estaba nostálgico de los atardeceres y las caminatas pero me ponía alegre después de recordar el haber caminado por las calles de Paris, los callejones de Londres o las plazas de Roma. Me sentía melancólico por no poder haber estado más tiempo en Venecia pero satisfecho por haber apreciado esos canales y sus gondoleros. Y esto apenas comenzaba. Con el pasar de los meses mi esposa me decía: no lo puedo creer, y me la sigo sin creer que estuve en la Torre Eiffel. Vuelvo a ver nuestras fotos y es como si regresara el tiempo… y efectivamente, ahora causan en mí los mismos sentimientos al ver esos momentos plasmados en fotografías. Jamás olvidaremos el haber estado frente al Big Ben, el haber subido la Torre Eiffel o el haber entrado al Coliseo de Roma.

ultimate_hdr_camera_20160428_104412.jpg

Saudade de Nueva York. Apareció el mismo día que nos regresábamos cuando íbamos en el tren rumbo a New Jersey para tomar nuestro vuelo de regreso. No dejaba de pensar y muchos menos me la creía que estuve en Nueva York. Mi esposa estaba más que feliz. Simplemente a mí me entró la nostalgia. Y es que esos 4 días no nos supieron a nada, nos quedamos con hambre de más lugares por conocer. Pero habíamos quedamos muy contentos y felices por la oportunidad que tuvimos de caminar, visitar, vivir y conocer esta ciudad tan sorprendente. Cada que vemos nuestras fotos, sin falta nos volvemos a trasladar a esos días en los que caminamos sin rumbo para ver que nos encontrábamos en nuestro camino. Simplemente es algo inexplicable, bueno si, simplemente es saudade.

Nuestro consejo es, que viajen a donde viajen, siempre disfruten al máximo cada lugar, cada comida, cada persona que vean. Conozcan la cultura de esa ciudad para que la puedan entender mejor y sepan el porqué de sus tradiciones. Imprégnense de esos olores y sonidos tan característicos de ciertos países. Recorran esas calles que por más insignificantes y simples que parezcan siempre tienen algo que las hace diferentes a las demás. Disfruten el aroma de un café en la mañana, saboreen un té a la hora de la comida o degusten un vino al calor de esas pláticas amenas con sus parejas, familiares o amigos. Admiren los atardeceres caer a espaldas de las ciudades, en verdad no saben lo que se pierden. Simplemente vean pasar el tiempo sentados en la banca de ese parque, plaza o avenida. Créanme no hay mayor satisfacción al viajar que el aprovechar todo esto al máximo, así el saudade se vuelve más rico, adictivo e indispensable cada vez que nos vamos por lugares desconocidos.

A nosotros simplemente nos gusta la ¨mala vida¨ y queremos más saudade de viajes… Que cuál es nuestra próxima aventura? La estamos cocinando aún.

Y a ti, te ha golpeado el saudade?

 

 

Categorías:Bitàcoras de Viajes

4 comments

  1. Buf… ¡Claro que me ha golpeado el “saudade”, casi siempre! Sólo que antes no podía ponerle nombre, ahora sí. Gracias 🙂

    Me gusta

  2. Me identifico totalmente con este blog en mi único viaje
    Saudades mucho y más cuando me pongo a ver las fotos 😌

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: