Arte en el Desierto de California


 “Todos los viajes tienen destinos secretos sobre los que el viajero nada sabe”. – Martin Buber.

picsart_05-17-11.01.09.jpgQué vamos hacer mañana? Me preguntó mi esposa. Le contesté por mensaje que no sabía. Y es que nuestros destinos no son fijos o establecidos. Andamos por aquí y por allá, como una veleta, moviéndose a donde sopla el viento. En seguida me puse a investigar cosas qué visitar en el este de California y dije: Borrego Springs. Le enseñé por mensaje a mi esposa y le encantó la idea. Somos más de conocer cosas nuevas cada semana y si es algo inusual, mejor.

gopr4902.jpgEn el camino se nos atravesó  Cuyamaca Lake. Hicimos un breve paréntesis y nos paramos un poco a darles alimento a los gansos y a los patos. Nos quedamos como por 30 minutos y seguimos. Por .50 centavos de dólar americanos compras una bolsita de maíz quebrado y con eso los tienes a tus pies. Si eres de los que les da miedo tenerlos cerca no les avientes el maíz cerca de ti; a mi esposa se le juntaron alrededor y no sabía que hacer jajaja.

El desierto de Borrego Springs tiene paisajes secos muy bonitos. Se pueden apreciar montañas de piedras, dunas arenosas y alguna que otra área verde. La mayoría del año el panorama es desértico pero cuando es temporada de lluvias se combinan muy bien estos dos ingredientes. En Galleta Meadows existen 130 esculturas de metal (nosotros solo alcanzamos a ver unas 10) de diferentes formas tales como: camellos, tiranosaurio rex, misioneros, velociraptores, indígenas, insectos y el más importante, una serpiente en forma de dragón (que mide más de 100 metros de largo), entre otros. Estas esculturas fueron elaboradas por el artista Ricardo Breceda. Lo curioso de estas obras de arte es que las puedes encontrar a las orillas de la carretera, así tal cual, asomándose.

picsart_05-12-04.24.50.jpg

Empezamos nuestro viaje alrededor de las 10:00 am y salimos desde San Ysidro. Para llegar allá hay varios lugares pero nosotros decidimos irnos por el camino que atraviesa Julián. Agarramos el Freeway 8 al este, de ahí el Highway 79 al norte, luego el Highway 78 al este y al final el Yaqui Pass al norte, para un total de 1:45 horas de camino. Como había estado lloviendo y nevando semanas anteriores el paisaje estaba verdoso. Seguimos manejando por casi 2 horas hasta que dije ya para acá no es. Efectivamente nos habíamos desviado como unos 25 minutos. Teníamos GPS en el celular pero lo malo es que como es zona desértica y montañosa la señal no agarraba muy bien por lo que la ubicación nos llegaba un poco tarde. Al llegar nos empezamos a tomar fotografías. La verdad el arte de metal en el corazón del desierto es algo inusual; simplemente resalta de entre las dunas arenosas. Nos quedamos como por 1 hora viendo las diferentes esculturas. Ya después como se estaba atardeciendo fuimos por unos snacks y empezamos nuestro regreso. No me gusta manejar de noche en lugares donde hay pocos servicios de ayuda o que no hay señal. Si pasara algo nos quedaríamos varados hasta que un buen samaritano pare para ayudarnos.

picsart_05-17-11.00.25.jpgDe regreso, como forzosamente teníamos que pasar por la ciudad de Julián, mi esposa sugirió que llegáramos por un pay de manzana al Mom´s pies. Son los que más nos gustan. Aunque en gustos se rompen géneros y hay quienes prefieren el otro. Como ya era de noche nos apresuramos a irnos, aunque ya conozco este camino, de todas formas más valía salir lo antes posible. En el camino, como estaba todo obscuro, se podían apreciar las estrellas. Brillaban como lentejuelas provocadas con el más mínimo rayo de luz. Jamás habíamos visto un cielo tan estrellado en nuestras vidas. Tal vez era porque jamás nos habíamos detenido a ver un cielo así.

picsart_05-17-10.58.35.jpgEn las nevadas y después de ellas es imprescindible revisar las condiciones del camino. Créanme les evitará accidentes y dolores de cabeza. Nosotros siempre cargamos con cadenas para los neumáticos en caso de que nos agarre una nevada o si las autoridades lo requieren. No consideramos ponérselas porque el camino estaba limpio. Pero después del deshielo, ese remanente de agua que queda, en las noches se congela generando una ligera capa de hielo en el pavimento. Como dice la frase: todo destino tiene secretos que el viajero no sabe. No sabíamos lo que nos sucedería. Ya casi para salir del camino curvoso de Julián nos pasó algo que quedará para el baúl de los recuerdos. Yo la bauticé como la curva del suspiro. Es la última curva del kilómetro 3 o 4. Como la noche anterior había helado todo lo que en el día se derritió la noche fría de -4 grados centígrados la volvió a congelar. Cuando estaba ya por terminar de salir de la curva de un de repente el carro se deslizó. Recuerdo que respiré hondo y dije: dios ya valió, nos vamos a ir al barranco! Nuestro carro se deslizó como cuchillo en mantequilla y quedamos en sentido contrario. Todo lo vi en cámara lenta. Afortunadamente había un camellón de tierra y eso fue lo que nos detuvo. Si no es por eso otra cosa nos cantara. Le pregunté a mi esposa si estaba bien y dijo que si, tampoco supo que pasó. Dijo: pero si ibas muy despacio, no me explico cómo pasó. Ya que volvimos a la realidad luego de esos largos 10 segundos me bajé para ver la situación. Lo primero, mis pies patinaron como las patas de Bambi en la película. Ahí entendí por qué derrapamos: el camino estaba completamente cubierto de hielo.

Duré como 5 minutos afuera y el frío me llegó como lluvia de agujas. Empecé a temblar de frío, cosa rara en mí porque no soy muy friolento. No aguanté más y me subí al carro. El frío me penetraba los huesos. Sentía como me calaba en la cara y las manos. Le dije a mi esposa: el frío está sabroso, ya se me congelaron las manos, esperaré adentro hasta que alguien llegue a auxiliarnos. Prendí la calefacción y nos pusimos a esperar.

camera-hdr-studio-1421040400105.jpg.jpg

Por lo regular la patrulla de caminos de California emite alertas sobre las condiciones del camino después de las nevadas. Y siempre reviso si se necesitan o no, y ésta vez no había alerta de uso de cadenas para las llantas.

En situaciones como éstas lo menos que esperas es que personas desconocidas se paren para ayudar. Y fue lo que más vimos, la ayuda voluntaria de la gente. Están bien? Ocupan teléfono celular? Quieren que picsart_05-17-11.08.00.jpgllamemos a alguien? Inclusive unos dijeron que llegando a Julián avisarían a la patrulla de caminos para que mandaran una grúa. Empujamos el carro, hicimos de todo y nada. Nuestro carro estaba completamente embancado en el muro de tierra que servía para evitar que los carros fueran a dar al barranco. Esta vez no traía cadenas o ninguna otra herramienta que ayudara a jalar mi carro. Hasta que un buen samaritano, o más bien el salvador de la noche, llego con un pick up Ford diésel. Me dijo: amigo tengo unas cadenas, le intentamos? Y yo para pronto le dije que sí. Mas tardamos en subirnos al carro que el en jalarlo. Nos sacó como si nada del banco de tierra. Como quedamos en sentido contrario tuvimos que ir cuesta arriba y dar vuelta en U pero como estábamos asustados, la dimos a paso de tortuga y al pasar la curva del suspiro la pasamos a paso de caracola.

Ya en el camino de regreso a San Diego manejamos como por 15 minutos callados, sin siquiera respirar. Después suspiré como nunca y empezamos a decir: y si nos hubiéramos ido al fondo? Y si nadie nos hubiera ayudado? Y si nos hubiéramos volteado? Preguntas que no terminaron. Por cierto fue un día antes de año nuevo. Qué manera de despedir el 2015.

Nuestros consejos para este viaje:

  1. Revisen las condiciones del camino. Siempre.
  2. Recomendamos hacer el recorrido de Galleta Meadows en bicicleta, el paisaje es hermoso y realmente disfrutarás el recorrido.
  3. En caso de nevada lleven las cadenas, nunca están de más. Si los paran y la patrulla de caminos se las pide y no las traen les harán una multa.
  4. Si manejan de noche después de una nevada, lleven las cadenas. Pónganselas. Las temperaturas en las noches, empezando a los 0 grados centígrados, se congela cualquier remanente de agua en el suelo. El usar las cadenas ayudará a ir quebrando el hielo que se forma en el camino, y por ende evitará que el vehículo derrape.
  5. Si van en temporada de calor lleven mínimo 2 galones de agua, algunos snacks y el tanque lleno de gasolina. El agua por si el vehículo se calienta; los snacks para satisfacer el hambre en medio de la nada; tanque lleno porque no hay muchas estaciones de gasolina cerca.
  6. Bajen un mapa offline. Especialmente porque la señal del celular en algunos casos es nula. Nosotros no llevábamos porque mi celular tenía GPS, pero aun así nunca está de más.
  7. Por favor no dejen sus vehículos estacionados justo detrás de las esculturas. Es muy molesto tomar una foto y que salgan los vehículos en el fondo. NO LO HAGAN.
  8. Lleguen a Julián por su pie de manzana.
  9. Lleven chamarras gruesas y alguna cobijita. Con ese frio congelante nunca están de más.

Esperamos que nuestras aventuras y consejos les sirvan si es que deciden realizar este recorrido.

 

 

 

 

Categorías:Bitàcoras de Viajes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: